22 de febrero de 2007

Libertad de expresión entre rejas


Consultando la prensa por Internet doy con una noticia que me deja con la boca abierta: "Cuatro años de cárcel para un egipcio por criticar al islam en su blog". Sin palabras, más bien. El acusado se llama Abdelkarim Suleimán y tiene 22 años. Pero, ¿hasta dónde vamos a llegar? ¿dónde queda la libertad de expresión?

Continúo leyendo y, de nuevo, se me revuelve el estómago. Por lo visto, el Tribunal de Alejandría, en Egipto, ha condenado además al joven blogger a realizar trabajos forzosos. Y todo porque, cito de Elmundo.es, se mostró muy crítico con las instituciones egipcias, en concreto con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, así como inusualmente hostil contra el islam.

Si sientes curiosidad puedes echar un vistazo a su bitácora: karam903.blogspot.com, que todavía sigue activa en Internet. Sigo perpleja. La censura sigue existiendo aún en el siglo XXI sin que podamos hacer nada. Y lo dejo por hoy, no vaya a ser que mañana me levante con alguna sorpresa indeseada.

(Imagen obtenida del blog de Abdelkarim Suleimán, karam903.blogspot.com)